El 28 de abril de 2010 se abría el último tramo de la Autovía de Castilla-La Mancha A-40 que comunica Cuenca con Tarancón, y desde donde se enlaza con la Autovía del Este A-3 hacia Madrid.